El desliz de Peter J. Hotez

Es importante ser preciso cuando hablamos de cualquier enfermedad.  Es importante explicar los datos y no sacarlos nunca de contexto, porque de lo contrario, podríamos crear una alarma innecesaria, que una vez fuera de las esferas  puramente científicas, corriera como la pólvora a campos como el de la opinión pública y los medios de información. Estas palabras vienen al caso de un editorial recientemente publicado en Plos Neglected Tropical diseases cuyo principal autor es precisamente uno de los Editores de tan famosa revista  (P.J. Hotez) y que fue titulado “Chagas disease: “The new HIV/AIDS of the Americas”(1). Poco tiempo después, en octubre de este mes no tardó en llegar una  respuesta publicada en la misma revista como “Viewpoint”  por dos importantes científicos en el campo de la Tripanosomiasis americana como R.L. Tarleton y James W. Curran  y que se tituló  “Chagas Disease Really the “New HIV/AIDS of the Americas”?(2).

Desde el primer momento el impactante editorial que equipara Chagas con HIV,  es un éxito en términos de número de lectores,  con más de 38.000 visitas en unos pocos meses, (la media de un artículo en Plos NTD en uno o dos años suele ser de 1500 visitas), así que parte del objetivo estaba cumplido, llamar la atención del lector. No solo eso, el sensacionalismo del impactante título del artículo caló bastante en los medios de comunicación que inmediatamente recogieron la noticia de la alarmante amenaza del Chagas en EEUU así como en otros países (3).

Sin embargo y afortunadamente, unos meses más tarde, el Prof. R. L. Tarleton, lanzó una respuesta, en mi opinión brillante, a varias de las sentencias que en el editorial se decían, tratando de poner “las cosas en su sitio” (aunque muchos de los datos del editorial es verdad que son ciertos y contrastados).

Empezemos por el título:  “Chagas disease: “The new HIV/AIDS of the Americas”.  Nada menos que el Nuevo HIV/AIDS de América,  Por suerte, Tarleton arreglo esta  falta de rigor tan brutal con varias puntualizaciones importantes. Para empezar la transmisión vectorial de Chagas no es comparable a las vías de transmisión persona-persona que ocurren en el caso HIV, así que poco tiene que ver con este en sus vías de transmisión. El título además, y esto lo digo a título personal, es erróneo, da a entender que el Chagas en América es una enfermedad emergente y hasta me atrevería a decir “nueva” para el lector  inexperto que lo leyera. La enfermedad de Chagas como se sabe, es endémica a un gran número de países de Centro a Sudamérica, estando actualmente fechado la aparición del parásito Trypanosoma cruzi en el continente Americano en  aproximadamente 500 millones de años.

Más adelante el artículo comenta que esta ambas  enfermedades “solo” afectan a la parte deprimida de la sociedad, pero aunque es cierto que el problema se acentúa cuanto más bajemos en la escala social, no es del todo correcto, ya que evidentemente Freedie Mercury o Magic Johnson no pertenecen o pertenecían a ninguna clase deprimida y sufren o sufrieron de HIV como así hicieron público.

Después de algunos párrafos con datos algo más acertados, el artículo ponía énfasis en la comparación del Chagas actual con las dos primeras décadas en las que emergió el HIV. A pesar de que el Chagas puede ser fatal, como explican Tarleton y Curran, evidentemente es tratable y en ausencia de tratamiento puede permanecer crónico un largo tiempo, hecho que no sucedió con el HIV al inicio ya que era básicamente fatal para la persona, hasta que la terapia antirretroviral consiguió frenar y “cronificar” dicha enfermedad .

Finalmente (esto también lo digo a título personal), los autores mencionan una iniciativa en el área de la vaccinología frente a Chagas que ellos lideran y que consideran del todo “novedosa”. Es posible que esta lo sea, pero leído el contenido del artículo tendencioso y sensacionalista,  solo nos lleva a pensar que es una manera de aprovechar para hacer publicidad del trabajo que ellos mismos están llevando a cabo.

No obstante y aunque el editorial fuera desacertado en varios de sus puntos, considero muy sano los actos de reflexión y el “feedback”  que los lectores deben tener con una revista, como el ejemplo aportado por el Viewpoint de Tarleton y Curran. Esto, por otra parte honra a las revistas que así lo hacen, ya que las afirmaciones que en ella contienen pueden ser cuestionables, no ser ciertas o cambiar según los paradigmas científicos así también lo hagan.

1.http://www.plosntds.org/article/info:doi/10.1371/journal.pntd.0001498.

2. http://www.plosntds.org/article/info:doi/10.1371/journal.pntd.0001861.

3. http://www.youtube.com/watch?v=TWqNH6EcSqs.

LUIS MIGUEL DE PABLOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s