No nos desanimemos

Y es que, al parecer, todavía es posible acabar el doctorado y ser contratado para dar clases de un Máster. Esto, que tan sólo sucedía con el boom de profesorado y de universidades que florecieron en, prácticamente, cada ciudad española, le ha sucedido a un recién doctorado por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Véase la noticia aquí:

Nada más lejos de nuestra intención el menospreciar el talento investigador y docente de este profesor, ni mucho menos el discutir la política de contratación de profesores de la Universidad Católica de Valencia. Con los sistemas de evaluación de profesorado, donde pasar el filtro de la ANECA (o, en el caso de la Comunidad Valenciana, la AVAP) no es moco de pavo, debe merecer este puesto de profesor. Y es que, como todo el mundo sabe, las universidades privadas que han emergido en los últimos años, exigen tal acreditación y sus baremos son estrictamente profesionales. Nada de enchufes o politiqueos. Por supuesto que no.

El resto de doctores no tan afortunados tenemos que publicar a un ritmo estratosférico y con una calidad excelente para poder tener un mínimo de competitividad. Para poder entrar en el juego, digámoslo así. Los jóvenes investigadores tenemos que emigrar, hacer unas estancias (cada vez más largas) en países normales, de esos que no menosprecian la investigación. Tenemos que conocer otros laboratorios, crear lazos y redes de investigación, y buscar financiación prácticamente cada año. Lo de publicar en revistas de segundo o tercer cuartil no es para postdocs, nosotros tenemos que publicar en revistas de primer nivel. Y es que, sino, no entras en el juego.

Pero no nos desanimemos. A pesar de que  absolutamente todos los políticos de este país ningunean la ciencia y siguen haciendo todo lo posible para hundirla sin tomar nota de países punteros, no hay que desalentarse. Además, la parasitología ha sido, tradicionalmente una de las neglected spanish sciences y conseguir financiación decente en este campo es más cuestión de a quién conoces que de qué proyecto pides. Pero no hay que desanimarse. Igualmente, la universidad española no se caracteriza por velar por sus doctores e investigadores; no nos ofrece una carrera investigadora decente y no garantiza una seguridad y estabilidad laboral ni a doctorandos, ni a los Ramón y Cajal. Pero aún así, no nos desanimemos.

En fin, que cuando aparecen noticias como la anteriormente mencionada o las que leemos en los periódicos prácticamente todos los días, le entra a uno mucha mala leche e indignación. Pero lo que no me entra es desánimo. Porque si algo aprendí haciendo la tesis, es que la investigación se basa en trabajo, perseverancia y algo de suerte. Y como dijo Picasso, “la inspiración existe, pero le ha de coger a uno trabajando”, aunque en este caso podríamos decir que “la suerte existe, pero le ha de pillar a uno con muchos artículos y un buen currículum”. Así que mucho ánimo para todos esos doctorandos, recién doctores e investigadores consolidados para el nuevo año que empieza!

Dr. Javier Sotillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s